Los ODS -Objetivos de Desarrollo Sostenible

ODS 1024x791 - Los ODS -Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los ODS -Objetivos de Desarrollo Sostenible para quienes todavía no están familiarizados con las siglas- establecen un conjunto de prioridades y también aspiraciones para el 2030 en relación a cómo se debería promover un desarrollo sostenible a nivel mundial. Conforman así un conjunto de 17 objetivos, acordados en el marco de la ONU, con los que se pretende resolver los problemas sociales, económicos y ambientales. Pero creo que nos hacemos un flaco favor si continuamos expresándonos en fórmulas condicionales que parecen remitirnos a situaciones hipotéticas o aspiracionales.

Si utilizamos formas del indicativo y por lo tanto certeras los ODS constituyen un reto ineludible para que los distintos agentes implicados, empresas también, pongan su potencial innovador y transformador al servicio de la sociedad.

¿Pero de qué estamos hablando? Estamos hablando de poner en el foco de la actuación a un extenso conjunto de cuestiones directamente vinculadas con un desarrollo global de la sociedad equilibrado y sostenible: la pobreza, la salud, la educación, el trabajo, el clima o la igualdad de oportunidades, entre otras. Aspectos que impactan en primera y última instancia a la sociedad civil pero que ésta, por su naturaleza polisémica y poliédrica, involucra directamente a otras partes interesadas.

¿Y quiénes son estas partes interesadas? Evidentemente los gobiernos y otros agentes reguladores, pero también y fundamentalmente las empresas. Tal y como establece la Guía para la acción Empresarial en los ODS (SDG Compass), las Naciones Unidas en su agenda 2030 interpela directamente a las empresas para que pongan su creatividad, innovación, y en definitiva su capacidad transformadora, al servicio de una concepción del desarrollo de alto vuelo. Y al hacer alusión explícita a la creatividad y la innovación hace referencia a aspectos tan claves para la competitividad empresarial como la tecnología, la interconexión, la eficiencia energética, la formación, la comunicación, la reputación o el liderazgo.

¿Y cómo se incorporan los ODS en el desempeño empresarial? Los ODS se integran y normalizan de la misma manera cómo incorporamos el resto de objetivos en la dinámica empresarial: mediante el proceso de planificación estratégica. Un proceso de definición de acciones que ya no sólo contempla las metas y objetivos propios de la organización, sino que además los alinea con estos supra objetivos a nivel mundial, de los cuales depende en buena parte la propia supervivencia empresarial.

Por lo tanto, se trata de conocer e integrar los ODS como eje vertebrador cuando se definen las prioridades, se establezcan los objetivos en las distintas áreas de la empresa, se estime su consecución y finalmente se informe sobre su desempeño.

Ventajas para la empresa

¿Y qué gana la empresa con todo ello? Si la invocación anterior a la innovación y la creatividad no son suficiente aliciente, la propia guía hace explícitos algunos beneficios que no carecen de atractivo:

  1. a) por una parte, las nuevas oportunidades de negocio que pueden surgir de introducir estas nuevas dinámicas innovadoras al servicio de un crecimiento empresarial sostenible y transformador.
  2. b) por otra parte, mejorar la relación y gestión de los grupos de interés: clientes, proveedores, empleados e inversores con una concienciación creciente por los problemas globales y que pueden integrarse en el diálogo necesario para consolidar estrategias empresariales responsables.
  3. c) Además, introducir los ODS en la definición y comunicación de la estrategia empresarial tiene la enorme ventaja de utilizar un lenguaje común y por lo tanto de potencia y alcance global
  4. e) finalmente, si entendemos que esta es una iniciativa mundial cuyo alcance se extiende a todos los países y sus gobiernos, el subirse al tren de los ODS supone poder optar a los recursos que se pongan a disposición de las empresas que quieran integrarlos.

Llegados hasta este punto, alguien podría pensar, ¿estamos dejando la RSC atrás? No, de ninguna manera, son precisamente grandes aliados. La responsabilidad social corporativa y sus mecanismos de actuación suponen el marco de trabajo idóneo para abordar e integrar estos estos retos de sostenibilidad mundial que aportan la gran ventaja de ser precisamente mundiales, compartidos y en breve ampliamente reconocidos.

En definitiva, y volviendo a la primera pregunta que nos formulábamos: cuando hablamos de ODS estamos hablando de focalización y alineación entorno a una estrategia de sostenibilidad compartida para generar nuevas oportunidades de negocio que se desenvuelvan en un contexto de estabilidad social.

Literal de la página de La Agencia de la ONU para los refugiados (acnur)

En 2015, se definen 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Los líderes mundiales se unieron en 2015 para acordar unos objetivos globales que terminen con la pobreza, protejan el planeta y aseguren prosperidad para todos.

De ahí, saldría una Agenda de Desarrollo Sostenible hasta 2030 para transformar nuestro mundo, que implica a todo tipo de actores para el cambio: gobiernos, empresas, sociedad civil y personas individuales. Para que sea posible, cada uno de nosotros debe formar parte del cambio.

¿Cuáles son los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible a alcanzar en 15 años?

Cada ODS establece una serie de metas a cumplir para llegar al objetivo.

1 Acabar con la pobreza

2 Hambre cero

3 Salud y bienestar

4 Educación de calidad

5 Igualdad de género

6 Agua limpia y saneamiento

7 Energía asequible y no contaminante

8 Trabajo decente y crecimiento económico

9 Industria, innovación e infraestructura

10 Reducción de las desigualdades

11 Ciudades y comunidades sostenibles

12 Producción y consumo responsables

13 Acción por el clima

14 Vida submarina

15 Vida de ecosistemas terrestres

16 Paz, justicia e instituciones solidarias

17 Alianzas para lograr los objetivos

Labecos.

Ecohábitat. Experiencias rumbo a la sustentabilidad

Ecologista Experto2 1920 1024x717 - Ecohábitat. Experiencias rumbo a la sustentabilidad

Una publicación muy recomendable.

Agradecimiento y más agradecimiento por la publicación del libro, “Ecohábitat. Experiencias rumbo a la sustentabilidad” y sus compiladores Laura Valdés y Kuri Arnold Ricalde de Jager y todos los colaboradores y entidades; nunca se me hizo tan importante el agradecimiento, pues como español tengo una deuda con el pueblo mexicano por la acogida a tantos de nosotros en tan difíciles condiciones.

Ya al comienzo de la publicación, al leer la página de Agradecimientos, transmite un gran reconocimiento y generosidad, que se verá confirmada a lo largo de sus páginas.

En el Prólogo de Tiahoga Ruge dice:

Es preciso entender que la insustentabilidad ambiental generalmente comienza en nuestros propios hogares, con hábitos que practicamos cotidianamente sin darnos cuenta del daño ambiental que provocamos.

Por ello, necesitamos comenzar con un cambio fundamental en nuestras propias vidas, desde una reevaluación conceptual de nuestros hábitats, y un diseño de los mismos que fomenten la sustentabilidad.

Nosotros, nuestra actitud y nuestra determinación es la que va a posibilitar que los daños ambientales se minimicen, no es necesario vivir en una comunidad intencional o ecoaldea, lo podemos hacer desde nuestra casa actual con los medios actuales, por eso tiene sentido una ecoaldea virtual, y pertenecer a ella significa que mis actos y decisiones son importantes para el medioambiente mundial; y vamos a cuidar de nuestro planeta porque nosotros estamos embarcados en él; sin exigencias ni condiciones rigurosas. Así en un acto de responsabilidad y generosidad; sin pedir ajustes con los demás o convertir esfuerzos.

Por esta razón me interesa ser ecoaldeano virtual; y de las ideas que me plantean, algunas podré ponerlas en marcha y tendrán una repercusión positiva en mi planeta, esa será mi satisfacción. Intentaré ser más respetuoso con el medio ambiente porque es el que respiro, ser más ecológico porque es de lo que me alimento y tomar decisiones más sostenibles porque pretendo estar aquí por mucho tiempo, para ello tengo que intentar minimizar mis residuos, los que corresponden al medio agua, que mis aguas grises sirvan para regar un huerto (uso jabón natural, mi lavadora usa jabón natural, no uso suavizante ni productos químicos añadidos agresivos), al medio aire que mi modo de transporte polucione poco (Comparto mi vehículo, uso más el transporte público, me decido por la bici) y al medio suelo, (que composte mi materia orgánica y que recicle el vidrio, plásticos y papel.), y en general limitar el consumo al máximo

Actúa localmente y piensa globalmente.

Este módulo también defiende categóricamente la adaptación de diseños vernáculos y la necesidad de una aproximación biorregional que considere el conocimiento tradicional y técnicas de cada área.

La bioconstrucción, la construcción natural o ecológica comparte con la  medicina natural o la agricultura orgánica una manera de entender la vida desde la conciencia de nuestra responsabilidad ambiental; “somos lo que habitamos”. Y la propuesta es construir un cobijo saludable sin destruir el entorno.

Un mundo de grados académicos con garantía de ignorancia de cómo vivir en esta tierra.

Facilitamos el acceso libre a la publicación en las condiciones que nos indican:

Primera edición: septiembre de 2006

Ecohábitat. Experiencias rumbo a la sustentabilidad

© Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Boulevar Adolfo Ruiz Cortines 4209,

Jardines en la Montaña, CP 14210, México, D.F.

www.semarnat.gob.mx

Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable; Progreso 3, 1er piso, col. Del Carmen Coyoacán. CP 04100, México, DF

http://cecadesu.semarnat.gob.mx/

© Organi-K, A. C.

Compiladores:

Laura Valdés Kuri / Arnold Ricalde de Jager

Consejo editorial:

Laura Valdés Kuri / Arnold Ricalde / Giovanni Ciarlo

Elena de Hoyos / Odin Ruz / Helen Samuels

Tiahoga Ruge / Nashieli González Pacheco

Miguel Ángel Domínguez

Diseño y formación:

Alejandro Valdés Kuri / Antonio Fouilloux Dávila

ISBN / 968-817-790-3

Se permite la reproducción total o parcial, siempre y cuando se cite la fuente:

csl.

Un nuevo mundo es posible

Nuevo mundo1920 1024x512 - Un nuevo mundo es posible

Cuando planteamos que un nuevo mundo es posible hablamos de nuestro mundo, el que nos afecta directamente con el que nos acostamos y en el que nos levantamos. Todo es posible, depende de nosotros, de nuestra actitud y de nuestras decisiones.

Tenemos una serie de modelos de sociedad en los que mirarnos y la verdad es que, si hemos llegado con curiosidad hasta aquí, quiere decir que no estamos muy conformes con el modelo en que vivimos y por tanto podemos explorar otras opciones, a continuación, planteo algunos modelos:

Este sistema principalmente económico nos lleva a la desaparición, agotando los recursos y contaminando los existentes, ante esto hay que reaccionar, si somos capaces de ver algo más del umbral de nuestra vida y nos solidarizamos con las nuevas generaciones. Muchas veces apelamos a algo más personal y emocional, como nuestros hijos, pues sentiremos más la responsabilidad de reaccionar ante el deterioro que causamos, animándonos a modificar nuestros actos en beneficio de un mejor trato a nuestro planeta.

Una nueva sociedad es posible

Los kibuzim – El kibuz.-

Los kibutzim son aldeas agrícolas donde se cumple una triple función: comuna, empresa y proyecto de transformación social. El primer Kibutz nació en 1910.

Más información:Los Kibutz

El moshav .-

No todos los colonos aceptaban el grado de colectivización de los kibutz, por lo que crearon el Moshav Ovdim (aldea de trabajadores) que, con una producción y consumo a nivel de unidad familiar, poseen una organización de suministros y comercialización colectiva.

Más información: Los Moshavim

La cooperativa. –

De una forma o de otra, el cooperativismo es un hecho económico y social que es parte imprescindible de la vida de muchos Estados y que cada día está alcanzando mayores cotas de importancia en la vida económica de todos los países del mundo.

Mas información: Relato Breve del Cooperativismo v2

La comunidad intencional y ecoaldea.

Actualmente hablamos de Comunidad intencional y ecoaldea como un sistema de convivencia que nos permite vivir en un marco permacultural en donde predomina la ética de la permacultura, que brevemente consiste en:

Cuidado de las personas, cuidado de la tierra (naturaleza), reparto justo de los excedentes y limitación al consumo y reproducción.

El proyecto de Gaia Education:

Suscribirte a ecoaldeavirtual, es un sitio activo que nos sirve de referencia para poder actuar desde nuestro lugar, aunque no vivamos en una comunidad intencional, aunque no vivamos en una ecoaldea podemos hacer mucho desde nuestro hogar. Es la forma de dar sentido a lo virtual no necesariamente tenemos que estar físicamente en el sitio, pero podemos hacer mucho desde nuestro puesto. Poco a poco iremos publicando ideas y testimonios de muchos que lo han puesto en práctica y que son un ejemplo de trabajo y preocupación por la ecología y sostenibilidad.

Participar en una ecoaldea virtual, donde todo está pendiente de desarrollar, por esta razón te necesitamos, y porque es una respuesta al destrozo que sin piedad ni conciencia estamos haciendo al mundo en que vivimos, es decir nuestro hogar. Nos hemos endurecido y hemos perdido la compasión. Y porque podemos vivir en una auténtica ecoaldea sin necesidad de cambiar de domicilio, solamente con nuestra actitud y sentido de conciencia.

csl.