Telómeros éxitos y hallazgos

Cromosomas 1280 1024x578 - Telómeros éxitos y hallazgos

Imagen de OpenClipart-Vectors en Pixabay

Un artículo de “Muy interesante” sobre las investigaciones sobre los telómeros de María Blasco y su equipo en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), realizado por Luis Miguel Ariza.

Dice el entrevistador que Blasco mantiene intacta su capacidad de maravillarse cuando en la conversación surgen palabras como inmortalidad y envejecimiento. O cuando salen a relucir la extraña naturaleza de las células cancerosas y las cartas genéticas que nos son dadas en el momento de nuestra concepción. Pero quizá dos palabras basten para definir su carrera como investigadora: los telómeros y la telomerasa. Explicaremos brevemente que significan.

Si el ADN fuera equivalente a un cordón de zapato, los telómeros serían como los capuchones de plástico que evitan que se deshilachen las puntas. Del mantenimiento de estas protecciones cromosómicas se encarga la enzima telomerasa, que alarga así la vida de la célula. En un reciente experimento Blasco y su equipo lograron desarrollar ratones con telómeros extralargos sin alterar sus genes; confirieron a los animales el pasaporte a una existencia más longeva y mas alejada de las dolencias inherentes al paso del tiempo, como el cáncer.

Hay tres conceptos que forman parejas de baile un tanto enigmáticas: la inmortalidad, el cáncer y el envejecimiento. ¿Como se entienden desde la biología?

Las células sanas son mortales: tienen una capacidad de dividirse limitada, y sucede porque se acortan sus telómeros esto propicia que la célula deje de multiplicarse y entre en lo que se denomina senescencia celular. Las cancerosas, sin embargo, son capaces de mantener largos dichos telómeros, lo cual les confiere la inmortalidad.

¿Inmortalidad en el amplio sentido del término?

Se trata de una capacidad de división indefinida siempre que tengan alimento, como ocurre con las células HeLa (*).

¿Cómo se comprende desde este punto de vista el cáncer?

Es la demostración de que la inmortalidad celular se adquiere manteniendo los telómeros. En 1988 se hizo un experimento muy importante, los investigadores obtuvieron células humanas normales y sanas y las trataron con telomerasa. Fue suficiente para convertirlas en inmortales sin ser tumorales.

¿Cuál sería entonces la diferencia entre una célula que no muere nunca y una maligna?

La primera simplemente se divide indefinidamente manteniendo sus telómeros largos, mientras que la tumoral es aberrante al margen de la telomerasa que le permite vivir para siempre, en ella han mutado oncogenes. Presenta, pues, muchísimos daños en su ADN, es muy inestable genéticamente.

El cuerpo humano está formado por unos treinta billones de células, que se van renovando constantemente. En la escuela nos enseñaron que la mitosis, la división celular, lo hace posible. Pero, al parecer, se producen errores, y los cromosomas no se copian completos: se dejan a veces los extremos. ¿Por qué sucede esto?

Para copiar una cadena parental de ADN, a otra hija se necesita una especie de cebador, función que desempeña una cadena corta de ácido ribonucleico (ARN). Pero llega un momento que se degrada y elimina, y queda un hueco por copiar. Es un fenómeno que ya anticipó Watson cuando descubrió la estructura de doble hélice del ADN y como podría replicarse, lo llamó el problema de la replicación terminal. También fue predicho por un científico ruso, Alexey Olovnikov.

¿Cuándo se comprobó que el ADN no se copia entero?

En 1990, la investigadora Carol Greider demostró que se medían los telómeros en humanos a distintas edades podía observarse que eran mas cortos a medida que íbamos cumpliendo años. Porque conforme nos hacemos mayores, nuestras células se han reproducido mas veces y los telómeros menguan.

Así que la conclusión es que estamos programados para envejecer. ¿Está de acuerdo?

No, De hecho, sabemos que la evolución se centra en seleccionar organismos mas capacitados para vivir y reproducirse. Nuestros genes sirven para mantener jóvenes, sanos y vigorosos, para que nos podamos multiplicar. Lo que sucede es que la longevidad de los seres humanos ahora supera con amplitud la que disfrutaríamos en la naturaleza, sin sanidad ni medicamentos. Seguramente, no pasaríamos de los treinta o cuarenta años, que era la esperanza de vida a principios del siglo XX. Hasta esa edad estamos preparados genéticamente para ser jóvenes.

¿Ocurre con los demás organismos?

Si. Un ratón suele sobrevivir en su entorno natural unos tres meses, quizá seis, porque muere cazado por depredadores, de frío, de hambre o de una infección. Y, sin embargo, puede cumplir hasta tres años en un laboratorio. De acuerdo con los mecanismos de la selección, un ratón es sano, joven y vigoroso el tiempo que dura mas o menos en la naturaleza, pero si alargas artificialmente el tiempo, aparece el declive. Los genes que nos mantienen lozanos dejan de funcionar, porque ya no hacen falta. De hecho, no hay animales viejos en el mundo salvaje.

Nosotros hemos cambiado las condiciones. No obstante, la telomerasa, la encargada de reparar los telómeros, es una proteína. Y como tal, está codificada genéticamente.

Al mantener los telómeros, el gen de la telomerasa es capaz de conferir inmortalidad a las células normales sanas, pero en los mamíferos, no está siempre activa. Se enciende solo en los primeros estados del desarrollo embrionario, durante una fase llamada blastocisto, a los cinco o seis días de desarrollo. En ese momento, las células son pluripotentes capaces de generar cualquier tejido del organismo e inmortales, aunque duran muy poquito en ese estado, el necesario para activar la telomerasa y alargar los telómeros del nuevo individuo. Y con estos telómeros que garantizan la buena salud en estado natural, vas a vivir el resto de tu existencia. Porque cuando nacemos el gen de la telomerasa se apaga definitivamente.

Es decir, la longitud de nuestros telómeros se fijaría en fase embrionaria. ¿no?

Si, y es un tema candente, en términos científicos. El estrés del individuo gestante, antes del nacimiento, puede determinar que enfermedades va a tener cuando sea adulto. Ahí se están decidiendo efectivamente muchas cosas; y entre ellas, la longitud de nuestros extremos cromosómicos.

¿-Implica también cuanto tiempo vivirá esa persona?

Desde el punto de vista de la extensión telomérica, si ¿Qué ocurre? Una vez en la vida adulta, el estrés puede hacer que los telómeros se acorten con más rapidez. Si uno fuma, se degradarán más, mientras que una persona que haga ejercicio y lleve una alimentación sana va a mantenerlos mejor. Pero es durante el desarrollo del embrión cuando se va a determinar su longitud, este es el momento mas crítico, y también posteriormente los primeros años de vida, debido a que las células se dividen de una forma brutal hasta que alcanzamos el tamaño final, porque se pueden acumular daños.

¿Es partidaria del determinismo genético en biología, o sea, la idea de que vivimos según se nos vengan dadas las cartas? ¿O piensa por el contrario que la influencia ambiental, lo que llaman epigenética, puede ser igual de decisiva?

La epigenética es muy importante, porque los hábitos pueden acelerar el acortamiento de los telómeros. Como ya he dicho, evolucionamos durante milenios para tener un periodo de vida saludable de unos cuarenta años, y modernamente podemos superar esa edad en buenas condiciones de salud, siempre teniendo en cuenta que el límite biológico de nuestra especie es de 120 años. El hecho de que lleguemos o no sanos a los setenta está determinado de forma notable por el ambiente.

¿Existe alguna manera de conservar la longitud de nuestros telómeros?

Los extremos de los cromosomas se van a ir empequeñeciendo de forma inexorable, así está diseñada la vida, pero podemos acelerar o frenar el proceso. El tabaquismo o los procesos inflamatorios derivados de la obesidad pueden acortarlos más rápido. Y las infecciones obligan a nuestra sangre a regenerarse mas veces, degradando los telómeros de manera prematura. Lo que no hay es un hábito de vida que los alargue.

¿Y activando la telomerasa, la proteína que los repara?

Es la única forma que conocemos. Hay otra manera mas original y bonita, que es manipular el tiempo en que las células del embrión están activando dicha enzima, cuando se encuentra en estado de blastocisto. Lo que nuestro equipo hizo fue extraer esas células, colocarlas en placa de cultivo y dejarlas mas tiempo con la telomerasa activada. Así conseguimos unas células pluripotenciales con telómeros hasta el doble de largos que colocamos de nuevo en el embrión. Demostramos que aquellos ratones estaban más protegidos contra los achaques del envejecimiento. Y sin tocar ningún gen, de manera epigenética. Si empezamos con telómeros mas largos, aumentará la longevidad.

¿Contempla la posibilidad de aumentar también la telomerasa en individuos adultos?

De hecho, nosotros lo logramos, con técnicas de terapia genética. Vimos que era suficiente para alargar la vida de los ratones de mediana edad, e incluso ancianos. Como se retrasaban todas las enfermedades, esos ejemplares terminaban viviendo más.

Si el cáncer es el resultado del envejecimiento, ¿Cómo puede ayudarnos la telomerasa a combatirlo?

Si mantenemos los telómeros largos en un ratón durante mas tiempo, estará mejor protegido contra los tumores. Por otro lado, cuando aparecen células malignas, estas ya han adquirido la telomerasa. No existe ni un solo caso de cáncer en el que no se mantengan los telómeros. Por eso son una diana terapéutica: debemos destruirlos.

¿Y eso es posible?

Ya existen inhibidores de la telomerasa, pero no resultan muy efectivos. Desde que inhibes la proteína hasta que se acortan los telómeros transcurre un tiempo; las células no se mueren de entrada. En el CNIO, probamos por primera vez, un enfoque distinto: atacar directamente los telómeros. Y demostramos su eficacia en ratones con cáncer de pulmón y cerebro. Hemos puesto en marcha un programa para buscar fármacos que ataquen los extremos de los cromosomas.

Hablamos de células, pero un tumor está hecho de millones de ellas. ¿Cómo podemos llegar a cada una?

Los tumores son heterogéneos en cuanto a longitud telomérica. Si inhibes la telomerasa, no matas todas las células del tumor, mientras que, si bloqueas directamente los telómeros, eliminarás cualquiera de ellas que se divida. Nosotros hemos desarrollado inhibidores químicos que se administran por vio oral y afectan a todas las células. Es mucho mas tóxico para las cancerosas que para las normales, y aunque se produzcan efectos secundarios, son menores que los que genera la quimioterapia, centrada en destruir el ADN celular.

¿Será el cáncer en el futuro una enfermedad crónica con la que podamos vivir?

Si son pequeños y no se ha producido invasión de células cancerígenas, ciertos tumores se curan directamente. A menudo, con una cirugía basta. Por otro lado, están los casos en estado avanzado y que son agresivos cuando se descubren. Aquí si veo mas factible encontrar la manera de tenerlo bajo control con tratamientos. No es verdad que existan mas de doscientos tipos de cáncer; yo diría que hay miles, y quizá millones distintos. Un tumor puede llegar a experimentar setecientas u ochocientas mutaciones, y eso lo vuelve en una dolencia totalmente distinta para cada paciente.

Es, pues una enfermedad casi biográfica.

Depende del azar, de donde hayan caído esos cambios genéticos. Y algunos hábitos los propician. Si fumamos o nos exponemos al amianto o a la contaminación del aire, por ejemplo, nuestro ADN mutará con más frecuencia y aumentaremos las posibilidades de sacar una combinación perdedora.

Resultantes:

Lo que se deduce de lo dicho más arriba son dos realidades constatadas en laboratorio.

Una es que la longitud de los telómeros se produce en el estadio de blastocisto durante poco tiempo (unos días) donde la telomerasa está activa. De forma natural esta situación no la podemos cambiar, es decir no está demostrado que podamos hacer algo que aumente la longitud de los telómeros. Con la excepción de someterse a terapia génica.

La fase de blastocisto se produce unos 5 o 6 días después de la fecundación y el proceso de activación de la telomerasa es de unos días, por tanto, hay un cierto grado de incertidumbre en el tiempo. Además, el blastocisto todavía no está fijado al epitelio endometrial, lo que supone que la influencia de la portadora está limitada. Quizás las acciones que aporten influencia habría que aportarlas antes de que las células (espermatozoide y óvulo) se encuentren y fundan; para que se encuentren en óptimas condiciones para crear telómeros largos.

Las células se irán reproduciendo y los telómeros se irán acortando. Para aumentarlos es preciso acudir a la terapia génica.

Se puede observar un cierto carácter ecológico al sistema y es el intento de ahorro en el aprovechamiento al máximo de la vida de una célula, antes de ser sustituida por otra.

Lo que si podemos hacer es que la velocidad de acortamiento de los telómeros se reduzca con buenas prácticas, es de manera epigenética, es decir modificar con factores ambientales como no fumar, hacer ejercicio físico regular, reducir las «inflamaciones» provocadas por la obesidad, el estrés, etc. Todo ello en un esfuerzo de no dar motivos para la replicación celular, por causas que no sean absolutamente necesarias.

De todas estas razones la que tiene una competencia con la psicología es la situación de estrés. Y de ahí nace la pregunta de ¿Cuánto y como nos influyen las situaciones de estrés en la velocidad de acortamiento de los telómeros?

Esa es una de las razones por la que nos influye el ambiente y es tema de interés e investigación por la Psicología.

 csl-Labecos

(*) Nota: las células HeLa, son un tipo particular de células de cultivo celular, usadas en investigación científica. Es el linaje celular humano más antiguo y utilizado con mayor frecuencia.1 El linaje al cual pertenecen estas células deriva de una muestra de cáncer cérvico-uterino obtenida el 8 de febrero de 19512 de una paciente llamada Henrietta Lacks (de allí el acrónimo He{nrietta} La{cks}) quien falleció el 4 de octubre de ese mismo año debido al cáncer.

Wikipedia. Células HeLa.

Objeciones Eco

Bolsa verde 683x1024 - Objeciones Eco

Imagen de ASHFAQ ALI en Pixabay

Las objeciones a nivel de comentario sobre la publicación del 18 de agosto del 2019, Magazine (un suplemento dominical) que aquí se dicen no significan que no podamos hacer nada, o que – entonces no hacemos nada-. Pretende explicar porque determinadas cosas se hacen de esa forma y las dificultades que supone modificarlas, cuando no eliminarlas.

Mi máximo respeto a los participantes a la charla CERO RESIDUOS, especialmente a Queta Xampeny y Ventura Garrido por su sensibilidad en un asunto tan grave y complejo. Indirectamente también hago una autocritica por señalar algunos problemas y no aportar suficientes soluciones.

Lo que está en cursiva es opinión mía.

1.- Menos cortoplacismo:

Nuestra sociedad de la inmediatez está tan exhausta que parece incapaz de pensar en el futuro de sus hijos. Quizás por ello, cada vez son más quienes optan por no tenerlos, dadas las circunstancias. Una postura respetable, por supuesto, pero que no sería la solución. Esta pasa por actuar a largo plazo, pensando en el bienestar de esos futuros descendientes, en la humanidad futura. Es como plantar un árbol que quizás nunca te dará sombra, pero sí a los que vendrán después.

La sociedad de la inmediatez tiene su justificación por la desbocada marcha de la economía capitalista y tiene nombre se llama rotación, porque así se gana mas y si la rotación lastima, nos inventamos el Mindfulness que además también te hace ganar dinero. Básicamente no tenemos hijos porque no tenemos la seguridad y los recursos para sacarlos adelante y es un regalo de la naturaleza en la lucha contra la superpoblación.

Podríamos pensar que la naturaleza en su sabiduría también hará uso de los estímulos e instintos sexuales, pero me temo que el porno y próximamente los robots sexuales irán dando satisfacción a esos instintos y ganarán la batalla.

Generar las condiciones en las que se den las circunstancias para poder tener hijos se nos antoja como poco prioritario. Otra cosa es cuidar de los muchos hijos desheredados que deambulan por el mundo. Por nuestro mundo.

2.- Menos avión:

En tiempos low-cost, que han normalizado irse de fin de semana a Londres, vale la pena recordar que el avión es el medio de transporte mas contaminante. En especial, en distancias inferiores a mil kilómetros. Para estos recorridos, la mejor alternativa es el tren. La cuestión empieza a entrar en la agenda política. En Alemania, el Partido Verde plantea un máximo de tres vuelos internaciones al año, de ida y vuelta, por persona. Quien necesite superar ese límite podría comprar certificados ambientales a otros ciudadanos. La activista sueca Greta Thunberg hace tiempo que se niega air en avión. De hecho, ha anunciado que irá en un barco de vela a la cumbre del clima que organiza las Naciones Unidas en Nueva York este septiembre.

Hay que ver lo de la activista sueca Greta, confiamos en que no se tenga que posponer la cumbre porque Greta no llega a tiempo, aunque próximo a Cape Cod siempre puede poner un ratito el motor. Si molesta la ironía la sacamos y disculpas. Creo que lo mas sensato no es abrir un mercado de certificados para poder volar. En este caso tengo que reconocer que los esfuerzos de conseguir propulsores mas limpios y eficientes es lo que nos salvará, así como que la gente descubra lo incomodo que es “no ir de viaje”, sino “ir de colas”, así viajaremos menos.

3.- Más cercano:

Al consumir alimentos cultivados cerca y de temporada se evita producir la enorme cantidad de CO2 que implican su almacenamiento y transporte en naves y camiones refrigerados. También se impacta positivamente en la economía local y los alimentos saben mejor. Son mas sanos, pues al reducir su tiempo de transporte, están mas frescos y conservan más nutrientes.

Esto está mas claro tiene una evidencia total, pero no contamos con los efectos colaterales, daños soterrados, etc. que nos mandan al traste tantas buenas intenciones.

Nos hemos deshecho de las tiendas de proximidad. Se imagina un hortelano negociando con un hipermercado la producción de 30 kilos de cebollas y 15 de zanahorias y quien de quien lea este post conoce cual es la temporada de los guisantes, otra pérdida más, está más intangible, pero pérdida.

Recordáis cuando se decía que las tiendas había que cuidarlas para que no desaparecieran, pues no solo se perdieron para los demás. También se perdieron para ellos (un medio muy esforzado de ganarse la vida). Pero primó que el problema era de otro y a lo mejor hasta que los productos no estaban bien presentados, vamos que les faltaba plástico.

A este paso saldrá más a cuenta saber como cultivar las hortalizas para nuestras necesidades, además aprenderemos las temporadas de las hortalizas y nos dará la satisfacción de comer de nuestro esfuerzo.

4.-Más renovables, menos derroche:

Vivimos en una sociedad en la que el despilfarro se ha normalizado. Tanto el visible (se calcula que, por persona, al año, tiramos 250€ de comida), como el invisible (energía, etc.). Conviene apostar por las energías renovables, energías limpias, como la solar, cuyos beneficios son ya incuestionables. Sin olvidar otros aspectos, como moderar la calefacción en casa, evitar los aires acondicionados y hacer un uso racional del agua y de los electrodomésticos.

Es muy complicado y complejo advertir a algunas personas principalmente jóvenes porque son mas descuidados y no pagan ellos la luz controlar el uso de luces, tv, radio, ordenadores, material electrónico que también consumen. Algo similar ocurre con el agua y la contaminación que nosotros hacemos de ella.

La forma de consumo que nos ha sido impuesta, alguna compra masiva tiene este origen, y estas consecuencias, el diseño de los Hiper y el de nuestra cocina están en conjunción con el hecho de que se nos estropee comida y tengamos que tirarla. El Hiper se diseñó para compras masivas, por esta razón todos los hiper te permiten llegar con el coche casi hasta las cajas. Los frigos de casa tienen un tamaño para recibir esas compras masivas porque además así no tenemos que ir a diario a comprar. Fijaros lo que movilizamos, el coche, disponemos de un frigorífico grande, mayor consumo. Eliminamos los comercios de proximidad.

No somos conscientes del coste y contaminación de las grandes centrales electricas.

5.-Más reciclaje:

Después de reducir y reutilizar, viene reciclar, aunque este proceso conlleva la emisión de CO2, es una solución mucho más sensata que tirar todo. En el primer mundo, las facilidades para reciclar residuos como el papel, el plástico, el aceite y el vidrio son cada vez mayores y su práctica mas extendida. Sin embargo, ha aparecido un poderoso frente, que son los desechos tecnológicos: aparatos poco duraderos y difíciles de reparar que se acumulan en vertederos.

En esta propuesta volvemos a entrar en conflicto con el mercado, con la economía, con los empleos, con el marketing y es muy difícil de revertir la situación, pero se puede reducir mucho si actuamos, si reciclamos bien. Es como un paciente crónico que una vez estabilizado va viviendo y puede hasta hacer algún incumplimiento y el propio sistema humano lo va absorbiendo hasta que llega un momento que se desestabiliza y tienen que volver a ocuparse de él. La propia naturaleza irá produciendo consecuencias e irá ajustando todos los excesos hasta resolverlos. Y eso puede conllevar hacernos desaparecer, porque no tenemos a nadie de fuera que se ocupe de nosotros.

Un ejemplo de este último párrafo son los desajustes climáticos que vamos sufriendo.

Tenemos que sentir nuestro planeta como nuestra casa y si vemos algo sucio o sobre la calle denunciarlo y recogerlo

6.-Menos ropa:

El éxito de la organizadora Marie Kondo es el mejor ejemplo de que la acumulación en los roperos, es un signo de nuestros tiempos. La adicción a la llamada moda rápida ha derivado en millones de armarios atiborrados que Kondo gestiona tirando lo que no se usa en enormes bolsas de plástico negro. Pero comprar-tirar-comprar es absolutamente antiecológico. Greenpeace calculó que conservar la ropa uno o dos años más reduce las emisiones de CO2 en este sector en un 24%.

Todo lo que empieza por menos, como “menos ropa”, es que venimos de más y mucho más. Volvemos al sistema económico, el mercado y el marketing que nos empuja a considerar que lo que tenemos ya no vale y esto es así porque la ropa no la usamos para cubrirnos, la usamos para diferenciarnos, para sentirnos mejor.

Otra vez los puestos de trabajo. Ya conocemos en textil donde se fabrican algunas prendas. Aunque para los países ricos nos parezca una miseria sus sueldos. Para ellos y su familia es lo que les permite vivir.

Tenemos que superar la presión de las empresas comercializadoras para eliminar las prendas que tenemos y adquirir unas nuevas.

7.-Menos carne:

Si hubiera un país habitado solo por vacas sería el tercer emisor mundial de contaminantes. La ganadería es la responsable de la emisión del 14,5% de los gases de efecto invernadero y la ganadería industrial, de la pérdida de biodiversidad en ecosistemas como la Amazonía. La producción de carne roja conlleva un número mucho mayor de emisiones que la de pollo, frutas, verduras y cereales. No hace falta convertirse en vegetariano si no se quiere, solo reducir el consumo de carne.

Aquí volvemos a encontrarnos con más y mucho más. Los que venimos de tiempos con mucha escasez, como es el caso de los españoles, queda en el recuerdo una cierta inercia cultural de protegernos para no volver a una situación anterior, hablo del hambre, un término que a estas alturas aun algunos conocen. Entonces tiene sentido que este niño esta guapo y sano si está gordito, una persona rellenita es sinónimo de salud. Hasta que vinieron algunos endocrinos y nos dijeron que no estábamos gorditos, sino que teníamos sobrepeso y algunos obesidad y que eso no era nada bueno. No damos una, eh¡

La carne la comían algunos de vez en cuando. Lo que se viene a denunciar aquí es el origen de esta carne y sus subproductos perjudiciales. Como siempre el fiel de la balanza se traspasa con suma facilidad. Saturamos lo que hacemos por marketing, malas practicas y sobrepoblación. Nunca estuvo tan claro para el beneficio del marketing la cualidad de gregario del ser humano.

Solamente decir que la frugalidad, humildad y lo enjuto está asociado a la longevidad.

Como iniciativa podemos apuntarnos al «lunes sin carne», iniciativa brasileña que está dando resultado.

8.-Mas críticos:

La crisis climática implica el deber de ejercer nuestros derechos como consumidores y ciudadanos. Para cambiar lo que no funciona, hay herramientas para presionar a compañías y gobiernos. La primera el voto: informarse de las políticas ecológicas de los partidos y exigir que se apliquen. El pensamiento crítico puede servir ante aspectos a primera vista banales, como el etiquetado de alimentos. Un correcto etiquetado permite elegir lo más sostenible.

Efectivamente el pensamiento critico debemos de ejercerlo para sobreponernos a las herramientas del marketing. Pero además debemos evitar el pensamiento mágico que son aquellas mentiras tantas veces repetidas que tratan de convencernos. Hoy muy de moda las Fakes news.

La crítica la tenemos que convertir en acciones que nos conduzcan a minimizar los efectos contra la ecología y sostenibilidad.

9.- Menos coche:

Prescindir del coche es la mas efectiva de las acciones cotidianas para frenar el cambio climático. Los vehículos privados, de diésel o gasolina, son uno de los principales generadores de gases efecto invernadero. Urge un cambio, ya en marcha, hacia una movilidad mas sostenible. ¿Cómo? Desplazarse andando (no tiene rival medioambiental), apostando por el transporte público o utilizando otros medios, como la bicicleta los vehículos compartidos o los no contaminantes.

Pues ocurre algo parecido a los aviones. Facilitemos en lo posible el desarrollo de coches limpios que es la tendencia y la inteligencia artificial para llegar cuanto antes al coche sin conductor.

Lo de la bici está bien, pero sobre todo para “quien mueve las piernas mueve el corazón”. A las bicis de pedales se las comerán las bicis y los patinetes eléctricos.

Lo que no pasa es utilizar el coche para hacer algo que podríamos hacer perfectamente sin arrancarlo.

10.-Mas árboles:

En las excursiones de fin de semana, al hacer turismo…cuidar el entorno debe ser siempre una prioridad y, un paso mas allá, una manera de contribuir es plantar árboles en la medida de lo posible, sea en el jardín particular o apoyando proyectos contra la desertización y la deforestación. Los árboles son una gran ayuda para reducir los efectos del calentamiento global.

Hay instituciones como las comunidades de montes y algunas asociaciones que disponen de campañas para plantación de árboles de forma controlada y conveniente. no es siempre bueno tomar la iniciativa personal de plantar un determinado árbol en cualquier sitio.

Diría más en las excursiones de fin de semana llevar una bolsa con el objetivo de recoger lo que otros desconsiderados dejaron, porque un plástico en un monte, no tardará en acabar en un rio o en el mar. Y apúntate a pasear por el monte y a las campañas de plantación de árboles. lo digo por interesarte por ellos y aprende sus nombres y para que sirven.

 

11.- Menos plástico:

El plástico invade nuestro entorno. En el supermercado, auténticos templos de este material, envuelve hasta los pepinos y las naranjas. Difícil de reciclar y casi indestructible, millones de toneladas contaminan tierras y mares. Por fortuna, empieza a haber una reacción y se ofrecen mas alimentos y productos sin plástico. Además de optar por ellos, otros gestos efectivos son beber agua del grifo, no embotellada y al comprar usar bolsas reutilizables o el carrito de toda la vida.

Que decir del plástico. Urgencia es poco. El problema que tenemos en los mares no es el plástico que podemos recoger hoy, que cada día que pasa es menos, no porque haya menos, sino por la atomización que supone su descomposición en pequeñas partículas que pueden pasar a la cadena trófica y eso supone que nos lo vamos a comer Lo que supone que vamos a dejar de comer una cantidad brutal de proteína animal (todo el pescado). Otra corrección de la sabia naturaleza.

Actualmente de manera consensuada nadie está recogiendo los miles de toneladas de plásticos que están localizados en el mar.

Podemos usar bolsas de tela reutilizables para la compra y bolsa reutilizables para la fruta, la charcutería, la carnicería y al pescadería, también recipientes estancos de cristal..

Conclusiones, Bien estas son mis consideraciones, como no podrían ser de otra manera compartidas por unos y por otros no.

Vamos quemando etapas y las advertencias y concienciaciones ya pasaron. Ahora nos toca remar y duro.

Este sistema económico que nos hizo progresar hasta aquí también nos está provocando un ajuste por parte de la naturaleza que nos puede llevar por delante.

El marketing que mal utilizamos es perverso, nos venden una crema magnifica para oler bien dañando la capa de grasa natural que hace que la piel este sana y flexible y para resolverlo después nos vende una crema para reponer esa grasa. Negocio redondo.

Solamente nosotros somos los que podemos poner freno a este deterioro. A algunas consecuencias ya no.

No esperéis que aquellos que manejan grandes fortunas con este sistema vayan a reaccionar para solucionar algo.

Solo cada uno a nivel personal, puede tomar decisiones en el buen sentido para conservar y mantener lo que tenemos. Por esta razón no podemos quedarnos con los brazos cruzados y tenemos que reaccionar modificando nuestras costumbres y participando.

Esto es como las huelgas reivindicativas, no participan todos, pero todos se benefician de lo conseguido. En este caso la patronal es la naturaleza y no podrás negociar con ella, solo evitar sus consecuencias.

Un placer como siempre.

Si te ha interesado este artículo, compártelo y suscribete

18 de agosto del 2019, Magazine (un suplemento dominical)

csl-Labecos