La invasión plástica

ContaminaciónPlasticos 300x200 - La invasión plástica

La invasión plástica

Llevamos muchos años acogiendo plásticos y más plásticos en forma de bolsas y envases en el mar. Y esto es así porque aquello de lo que nos deshacemos pronto deja de formar parte  de nuestra vista porque el mar se lo lleva lejos y parece que desaparece pero esa bolsa/envase de un bollo, de patatillas, de un chicle, comienza una vida larga, agónica que nos visitará frecuentemente y en otras circunstancias nos molestará, es  entonces cuando reaccionaremos ante la basura plástica.

¿Qué es el plástico de las bolsas?

El plástico es un derivado del petróleo y según su composición y tratamiento puede conservarse …

Algunos datos para la toma de decisiones; Hasta 12 millones de toneladas de plástico entran cada año en nuestros mares a nivel mundial, lo que supone el 80% de la contaminación marina. Esta contaminación no es solo visual, el plástico se va degradando paulatinamente en función de la composición del mismo hasta la fragmentación mínima de la que poco podemos hacer si no es filtrarla y ese estadio ya es muy grave por la mala solución que tiene pensando en, retirarla del mar. Esto se mezclará con el plancton y formará parte de la alimentación de muchos animales marinos y formará parte de la cadena alimentaria que reaccionarán de forma muy diversa pero asumiendo  la interacción externa provocando resultados de reacciones desconocidas. . Los científicos han estimado que, globalmente, entre 4,7 y 12,7 millones de toneladas de plásticos acaban en los océanos cada año

En todas las aguas europeas se ha encontrado basura marina, incluidas las costas, la placa continental y las profundidades marinas.

Europa juega un papel fundamental en la industria del plástico global. Es el segundo mayor productor de plástico del mundo (alrededor de 50 millones de toneladas se producen cada año). En la UE, el envasado es el uso más habitual del plástico, suponiendo hasta el 40% de la demanda de plásticos. Sin embargo, buena parte del plástico producido se utiliza para hacer productos de un solo uso, que rápidamente pierden su valor al ser incinerados, desechados en vertederos o al convertirse en basura marina.

Solo el 29,7% del residuo plástico que entró en la cadena de basuras en Europa en 2014 terminó siendo reciclado. El resto terminó o bien en vertederos o bien siendo incinerado. En 2012, los 27 países miembros de la UE exportaron la mitad de los plásticos recogidos para reciclar, el equivalente a 3,4 millones de toneladas de plástico, con un coste estimado de 1.700 millones de euros (el 87% de los cuales fueron a parar a China).

A pesar de haber demostrado liderazgo en otros problemas medioambientales, la Unión Europea claramente no ha tomado las suficientes medidas para acabar con la polución de plásticos y mantener en la economía recursos valiosos.

Un recordatorio, Europa somos nosotros.

La revisión de las Directivas Europeas de Residuos (Circular Economy Package) durante el primer semestre de 2017 le da a la Unión Europea la oportunidad de adoptar medidas urgentes para reducir el uso de plásticos de un solo uso en su origen y posicionarse como líder en la lucha contra la polución de plásticos. Por eso mismo, te pido que actúes para asegurar que medidas significativas para la eliminación y reducción de los residuos de plástico de un solo uso en su origen son adoptadas en la legislación de la Unión Europea y que apoyes las siguientes medidas clave en las deliberaciones del Consejo de la UE:

– Dar a los Estados Miembros la flexibilidad para adoptar medidas nacionales y restricciones en sus mercados para reducir las principales fuentes de desperdicios, incluidos los plásticos de un solo uso.

– Asegurar que todos los productores e importadores tienen Extended Producer Responsibility (EPR) y que los requerimientos mínimos cubren los costes integrales del tratamiento de residuos, incluidos los plásticos. Asegurar menores tasas a aquellos productos con menor impacto medioambiental y aquellos con mayor durabilidad, reciclables y libres de tóxicos.

– Asegurar un objetivo separado de reutilización de envases del 10% para 2030″.

La situación es muy grave y parecemos muy pequeños para que podamos influir en todo esto. Pues bien algo si podemos hacer para minimizar esta situación tan negativa y es:

Esta es nuestra reacción, si podemos hacer algo.

Cambiar un hábito. Algo que ya teníamos, pero como en tantas cosas creímos que éramos súper sostenibles y la realidad es otra. Ni lo somos ni se espera, por tanto dejar de utilizar cientos de bolsas de plástico anuales que nos dan en el supermercado, simplemente llevando una bolsa de tela de fibra vegetal que hasta nos sienta bien y que es la alternativa al uso de bolsas de plástico que acabarán en vertederos incontrolados, en mares donde viven y se alimentan peces muy valorados gastronómicamente. Vale la pena esforzarse por cambiar este hábito y llevar esa bolsa con nosotros que merece un lugar en nuestra casa cerca de la  puerta o dentro de nuestro bolso.

Hazte con una bolsa ecológica (de fibra vegetal) y sostenible porque la puedes usar hasta que se rompa, aun así, cuando tengas que deshacerte de ella sabrás que se podrá aprovechar todo y convertirse en otras cosas no perjudiciales.

No lo dudes, es tu momento, hazte con la bolsa y colabora por un mundo mejor.

csl. Labecos

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *